17
oct 13

Multimedia #Journalism, full Twitter interview. Periodismo multimedia (‘tuitentrevista’)

Updated 22th October / Actualizado: DISPONIBLE Versión en español(*)
Multimedia #Journalism, full LIVE Twitter interview with JOL Social:

… sigue leyendo→


13
ago 13

Rumbo a Los Ángeles, Anaheim… y la costa del Pacífico (California, EEUU)

Objetivo California: Santa Ana, Anaheim y Newport Beach en el condado de Orange… y Los Ángeles. Salgo en días. Una vez hecho a la idea de las grandes distancias. Y con el trámite del carné internacional para tener movilidad y alquilar un vehículo sin problemas. “Añade de 15 a 20 minutos a lo que Google diga y lleva dinero en metálico para el párking”, recomiendan desde LA Business Journal.


Ver mapa más grande

Para el alojamiento, además de las páginas para comparar hoteles como TrivagoKayak o Google Hotel Finder, una de las webs más recomendadas es airbnb, donde la gente ofrece su vivienda a terceros y donde los usuarios puntúan la estancia. “El alquiler está de moda entre gente de todo tipo de condición y funciona muy bien para conocer verdaderamente cómo se vive en el lugar”, recomienda Babar Taimoor, del International Center for Journalists en Washington. Otra web del estilo que parece que está bastante bien es gowithoh.es.

Otro punto. La tarjeta de telefonía. Consejo: nada de roaming. Las hay baratas, americanas. Para EEUU, accesibles online incluso antes de partir. Es bastante fácil y por unos 10 euros gastos de envío incluido ya tengo mi tarjeta prepago para EEUU con número asignado. Y por 44 euros, 3 GB de conexión de datos y mensajes de texto y llamadas sin límite en el país, con 200 minutos incluidos para llamadas internacionales, con Red Pocket. Además, hay WiFi en numerosos sitios: no solo en establecimientos que lo ofrecen a sus clientes sino “en bibliotecas, el aeropuerto y en servicios municipales”, comenta Alice Walton, de la radio pública 89.3 KPCC.

Una vez en Los Ángeles, María Mazariegos (@abejitafly) recomienda “¡la mítica Venice Beach!  donde está la gente más peculiar de LA“. “Un paseo por su front walk y basta para alucinar con la gente que hay allí: raperos callejeros, artistas, gente curiosa en general”. Ahí se grabó ‘Baywatch’, la serie conocida en España como ‘Los vigilantes de la playa’. Además, María aconseja no dejar de dar “un paseíto por el campus de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA)” para “luego llorar recordando nuestras universidades”.

hollywoodY más clásicos de la visita: Beverly Hills, Rodeo Drive, Sunset Boulevard… y Hollywood, con su paseo de la fama… con sus estrellas… donde “tienes que llegar hasta el teatro chino para ver la parte de las manos y los pies”. Rosa María Arias (Rose) añade: “Y parada en los Estudios Universal“, “y en las colinas”. Ahí, el Observatorio Griffith, en la zona sur de la montaña de Hollywood, es perfecto para “un momento absolutamente inolvidable”, el viajero podrá “escanear las estrellas”, asegura Jimmy Im desde @BlackBook. Otro sitio en la lista: el antiguo Teatro Kodak, hoy bautizado como Dolby Theather y sede de los Premios Óscar.

En el centro de Los Ángeles, el tercer miércoles de cada mes y en particular este próximo 21 de agosto, están los Culver City Third Wednesdays. En un estupendo destino gastronómico (Downtown Culver City) un par de docenas de negocios se unen para ofrecer entretenimiento en forma de comida pero también arte y música, de 5 a 9pm. Y para música pura y dura, el Hollywood Bowl, famoso anfiteatro. También, anotado para ver antes de partir, el Walt Disney Concert Hall, diseñado por Frank Gehry muy al estilo del Museo Guggenheim de Bilbao.

De Fernando Echevarrieta, sumo la sugerencia del edificio Bradbury, escenario de la película Blade Runner y “ver su arquitectura interna”, y no dejar de montar en el funicular Angels Flight, anunciado como “el Metro más corto del mundo”. Además, el Getty Center. Y escapar a “Santa Mónica” y recorrer su muelle a pie.

GASTRONOMÍA EN LOS ÁNGELES

De sitios favoritos para comer, el top 10 de Arash Markazi, de ESPN (‏@ArashMarkazi): Bay Cities, Langer’s, Philippe’s, Brent’s, Dan’s, Mario’s, Giamela’s, Joan’s, Attari y Art’s. Sumo de parte de una amiga de Rose los restaurantes BOA Steakhouse, Cecconi’s y RivaBella. En EEUU, el país de la comida rápida, donde los perritos calientes con mayúsculas están a la orden del día, aunque no sean algo exclusivo de California. Para Carlos Méndez (@carlosdiamond), está claro: “No sé si el mejor (..) pero el más famoso es Pink’s, en La Brea con Melrose”. Ruben Orta corrobora la opinión: ahí están “los mejores perritos de la ciudad”. Otra recomendación de Carlos: la cadena Baja Fresh.

Y para algo diferente, Eduardo M. Echevarría parte del recuerdo de “una calle como a 10 minutos de Sunset Boulevard que tenía como 6 restaurantes etíopes (..) me quedé con las ganas”. ‘Googleándolo’ le sale un “Little Ethiopia en LA, S Fairfax Ave, Los Angeles ethiopian restaurant”… y me deja a mano una guía de ‘Little Ethiopia’ y el enlace de la Little Ethiopia Business Association.

Hacia el sur, en Huntington Beach, María encontró “el mejor batido de chocolate que he probado nunca en la hamburgueseria Ruby’s Diner que hay al final del muelle”. Está más arriba de Newport Beach (destino de playa y donde tengo varias noches de hotel). Eso sí, “para batidos, los de la cadena Johnny Rockets… hay uno en Santa Mónica”, recomienda Rose.

Ya en Anaheim, turno en mi caso para el congreso de periodismo Excellence in Journalism 2013, con agenda ajustada y que incluye actividades con la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos y la Sociedad de Periodistas Profesionales, desde el 24 hasta la noche del 26 de agosto. Prácticamente todo el mundo que viene aquí no deja de pasar por Disneyland, que es lo más característico, o acude a alguna feria en su Centro de Convenciones, el mayor de la costa oeste americana.

_
TripAdvisor Relacionado: mapa de viajes | Objetivo: Chicago… things to do!

Actualizado el 14 de agosto a las 17:39h


12
ago 13

El castigo de Movistar, año 2013: Si sales de viaje… mejor sin ‘roaming’

Mal servicio, caro… y aunque actives un plan de datos, si lo haces por teléfono, nada te garantiza que cumplan. En mi última experiencia con Movistar, tras planificar e incluso tuitear la tarifa de datos semanas antes del viaje. Tras tener confirmación expresa por teléfono días antes… Y tras seguir al milímetro los pasos requeridos… Ni me activaron la tarifa pactada en el momento pactado, ni me dieron servicio medianamente. No hasta pasar por el aro de llamarles una y otra vez y ponerles mensajes desde el extranjero en más de la mitad de los días que estuve fuera. Lidiando hasta con una operadora que, literalmente, se inventó que Movistar no ofrece servicio alguno en el extranjero cuando se llega a los 50 euros, aun y cuando se hubieran cobrado por un error suyo al no activar algo que confirmaron, y aunque se hubiera solicitado eliminar el tope de consumo. Cualquiera sin paciencia se queda tirado, sin servicio. A mi vuelta no constaba nada que pudiera beneficiarme, como el operador que, entre varios, se solidarizó conmigo… o, en especial, la llamada inicial en que me confirmaron activación incluso antes de salir de España. Así que, la respuesta del torno: “no procede reclamar”. Nada de disculpas, nada de error, más tiempo perdido… para unos 90 euros cobrados de más y que me sirven de lección para no contratar nada por el 1004. Eso sí, con el consuelo de que pudo haber sido peor.

En fin. Un mal rato y dinero cobrado de más absolutamente evitable con tarjetas locales prepago de otros operadores. Por ejemplo, para EEUU, accesibles online incluso antes de partir. Es bastante asequible y por unos 10 euros gastos de envío incluidos ya tengo mi tarjeta prepago para EEUU con número asignado. Y por 44 euros, 3 GB de conexión de datos y mensajes de texto y llamadas sin límite en el país, con 200 minutos incluidos para llamadas internacionales, con Red Pocket. Lo único con lo que he ‘batallado’ ahí ha sido con su pasarela de pago, hasta lograr dejarlo hecho desde España para así aprovechar la conexión desde el minuto uno.

En el ejemplo, con Movistar, el equivalente teórico a tener que pagar (no es broma) más de 30.000 euros… aunque a los 50 euros, en cuestión de instantes, simplemente te saltaría un stop y te quedarías sin servicio. Y luego ya, el culebrón, la antipatía… Otra opción de Movistar sería contratar un plan de 145 euros, sin incluir IVA, que ofrece una sexta parte: 500 megas. Y cobrando por cualquier otro servicio en movilidad. Hablaríamos en la práctica de más de 1.000 euros por lo que yo he comprado por 44, sin malos ratos en destino ni horas perdidas.

En definitiva, el consejo: nada de roaming o paquetes de datos en el extranjero. La oferta es insatisfactoria. Y más si contratas un bono y ni te garantizan que se active y puede que no conste registro alguno. Aunque te llamen y digan “señor xxx, ha sido activado”, y en tu móvil figure la llamada desde Movistar, la pueden negar y quedarse tan panchos. O darte la razón y que no pase nada. O todo a la vez. Y no por maldad o porque sean una suerte de gente que disfruta fastidiando. Simplemente, sus procesos están mal definidos. Con mensajes contradictorios los unos con los otros. Y que no se corresponden con lo que luego facturan o el estado de la reclamación. En mi opinión es una pena que gasten tanto en publicidad si no son mínimamente capaces de gestionar las cosas. Todos nos equivocamos. Pero lo que no es de recibo es equivocarse de serie… y, de serie, negar las reclamaciones. Y contestar como un autómata. Y que no haya comunicación entre ‘atención al cliente’ y ‘reclamaciones’. Esta es la última de una larga ristra de incidencias, a cual más surrealista. Si vas a viajar y, con todo, te empeñas en contratar con este operador y quieres activar algo, hazlo en una tienda, con recibí en papel.

Post editado el 15 de agosto a las 15:45h


12
jun 13

Rumbo a París… choses à faire (guía ‘colaborativa’ para ver la ciudad)

Recomendaciones de cosas a hacer, choses à faire… o casi, cosas para no dejar de hacer. Desde clásicos a cosas que de pronto a algunos les sorprendieron y las comparten para que pruebes a sorprenderte también. Con vistas a la cumbre mundial de periodistas y editores Global News Summit de este año en París, estas que siguen son algunas de las recomendaciones destacadas que he recibido y que conforman una auténtica guía de viaje ‘colaborativa’.

Paris for "Za rubejom", de Masha Krasnova-Shabaeva

María Luisa Herencia, en la oficina: “No dejes de ver la Sainte-Chapelle, con una belleza y un color que te mueres. El Museo de Orsai, en una antigua estación, precioso, precioso, precioso”. Por detrás, en pleno centro, en el distrito V y parte del VI, en torno a la Universidad de la Sorbona, está el barrio latino: “para tomar una cervecita, con muchas librerías y galerías de arte”; situado por Montmartre, en la orilla derecha del Sena, “zona de pintores e ideal para pasear por las Tullerías” (Palais des Tuileries). También, obligatorio: “Ir al Louvre, los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo… y el palacio de la Ópera… y los Inválidos“. Y “tomar unas patatas o un café en algún bistrot, que son muy bonitos”. El mercado de las pulgas de Saint-Ouen si te apetecen tiendas de antigüedades y “guarrerías” para llevar. La Plaza Vendôme del urbanismo clásico francés: “superlujo” para un paseo arquitectónico para recordar. Ahí está en el centro el obelisco que mandó hacer Napoleón.

Lola Balson, por Facebook, entre tanta propuesta: “¡Qué envidia! Cualquier cosa que hagas en París será especial… pasear, comer, ver y disfrutar”. Una ciudad para callejearla. ¡Y ver la Torre Eiffel! (es bueno saber que las entradas se pueden comprar por internet). @Maritzatorto aconseja ir a ver la famosa torre “por la mañana”, así lleve un buen rato, y de ahí “sales y te vas a la Plaza del Trocadero para que tengas la mejor vista”. Además, “te va a tocar el día de la música (el 21-22 de junio, Fête de la Musique)”. “Ese día ve a Notre Dame porque por ser esa festividad está encendido el órgano y se te ponen los pelos de punta al escucharlo, imponente”. Desde ahí, a través de las gárgolas, vistas grandiosas… Que hasta a alguno le han parecido que le hablan. “Notre Dame, obra para la eternidad”, comenta Urbano.

Más: Ir a París es pasar por las Galerías Lafayette, darse un capricho “si te gustan los quesos” en alguna fromagerie (queserías y muy buenas en París), tomar crepes así sean a pie de calle… y degustar los macarons, esas delicias de clara de huevo, almendra molida y azúcar. “Cuando vayas no dejes de probar los que hay en Ladurée“, me recomienda Isabel G. Jordán, profesora del Institut Français de Madrid. Otros macarons famosos, en Pierre Hermé. Con algo de sorna pero sabedor de la fama de la repostería francesa, @PedroSP me anima al plan definitivo: “Atraco a cualquier pastelería sin lugar a dudas”. De gastronomía, todo parece apetecible en París. Eso sí, “no tomes croquetas”, previene @mdmgamero. En cada sitio, lo suyo. Pero ya puestos, si se trata de buscar algo fuera del circuito gastronómico más tradicional, una alternativa con popularidad asentada es Chez Bebert, donde @fontcuberta asegura que el viajero encontrará “el mejor couscous royale del mundo entero”.

Eva Contreras “volvería cada jueves”. Ve París como “un pueblo” por la vida que hay en la calle, solo que “de dimensiones descomunales”. Y un pueblo con playa: “Gente en bañador en las playas artificiales que se han montado en el Sena —impresionante ver sombrillas en la puerta de uno de los hoteles más caros de la ciudad—”. Y también gente “tomando el solete con los pies apoyados en la fuente de algún parque grande”. O gente, mucha gente… tirada en el suelo en el Campo de Marte (Champ-de-Mars, en el distrito VII), donde disfrutar en el tiempo de ocio. En el museo de esculturas de Rodin hay que hacer sí o sí una parada y “dejarte impactar por la Puerta del Infierno”. “Hay enormes obras en este palacete, algunas también de su amigo Van Gogh, pero pocas cosas ponen los pelos de punta como esa si tienes la paciencia de recrearte observándola”.

Más consejos: pasear por la zona del cabaret Moulin Rouge, un barrio que hasta hace unos años vendría a ser el equivalente a la calle Montera de Madrid y que como esta ha mejorado mucho en los últimos años. ¡Ah! E ir al jardín botánico, Le Jardin des Plantes… “cerca de la Plaza de Los Vosgos“, ubica @Goytre.


Ver mapa más grande

 

Un último apunte: @arolissimo sugiere un post llamado “París para no turistas” que lleva directo al libro de “101 cosas que hacer en París”, de la editorial Gremese y que puede verse avanzado en este enlace. Interesantísimo.

_
TripAdvisor Relacionado: mi mapa de viajes | Cosas que hacer… en Chicago


26
mar 13

“Faltan más periodistas que conozcan las estadísticas, el análisis de datos”

Premios de Periodismo de Datos… ‘Data Journalism Awards’, edición 2013

2142bf4Antoine Laurent, coordinador de los ‘Data Journalism Awards‘ y director adjunto en Global Editors Network, explica de qué hablamos con el periodismo de datos y anima a participar en los premios cuyos ganadores serán desvelados en la cumbre GEN Summit.

¿Existe, o debe existir, el periodista de datos?

El periodista de datos es simplemente un periodista cuyo principal material son las bases de datos. Las bases de datos, tablas de estadísticas, de resultados financieros, o los censos de población… existen desde decenas de años, y siempre han existido periodistas que han investigado a partir de estos documentos para presentar a sus lectores las historias o revelaciones que contenían.

La diferencia entre hoy y antes…

La aparición de la información digital ha provocado una multiplicación de las bases de datos y una mayor facilidad de acceso a ellas. Cuando una investigación sobre bases de datos o estadísticas suponía largas horas, días, semanas o incluso años de investigación en los archivos oscuros de instituciones o bibliotecas, ahora, para una cantidad de datos siempre mayor, un acceso a internet es suficiente. No quiero decir aquí que las investigaciones se han vuelto todas fáciles. Aún quedan muchas bases de datos escondidas en salas oscuras que los periodistas o investigadores tienen que buscar, pues son muchas veces las que contienen las informaciones de mayor interés. Pero con la enorme cantidad de datos, que ahora son de más fácil acceso, hacen falta más periodistas que conozcan las estadísticas, el análisis de datos, y la capacitad a trabajar con desarrolladores, para presentar las historias de esas bases de datos a sus lectores.

¿Tenderán cada vez más las herramientas de visualización a estar al alcance de todos? ¿Cuál es la situación actual? 

Las herramientas de visualización básicas se están efectivamente democratizando rápidamente. Con servicios como las Fusion Tables de GoogleTableau, o, mas reciente, gratuito y libre, Datawrapper, ahora es muy fácil  visualizar una tabla e insertarla en una página web. Hay que tener  en cuenta que la herramienta de análisis y visualización de datos más utilizada por los periodistas de datos es Excel, programa al que casi todo el mundo tiene acceso y con el que muchas personas, periodistas de datos o no, están familiarizados.

En este escenario… ¿Cuál es el valor añadido del periodista?

Esta facilidad de acceso a la información y a las herramientas de análisis y de visualización no quita ningún valor a la acción del periodista. Su primer papel es obviamente  el de sortear y verificar la información.  Muchos de los datos pueden venir de las instituciones o de las empresas (como es el caso de las estadísticas públicas, pensados de antemano para vehicular alguna comunicación institucional) y el periodista tendrá que analizar estos datos y utilizar solo aquellos que tengan un interés informativo para los lectores o tendrá que crear un análisis propio.

Una frase o dos para animar a la participación a los hispanohablantes 

En Global Editors Network somos conscientes del gran potencial de periodismo de datos a nivel internacional. Los DJA en París son la oportunidad para mostrar la excelencia de los proyectos de información en diferentes partes del mundo y por eso queremos apoyar la candidatura de todos aquellos proyectos que puedan ser mostrados al mundo como formas innovadoras de informar con datos.

votar